Persianas

 

Las persianas de aluminio inyectadas con poliuretano, aparte de ofrecer protección visual y oscurecimiento total, aumentan el aislamiento térmico y acústico de una ventana, protegiéndola del agua, sol y viento.

También generan seguridad a la vivienda cuando se instalan persianas de extrusión autoblocantes

Disponible una amplia gama de colores lisos y tonos madera, en cualquiera de los diferentes modelos.

Existen diferentes tipos de accionamiento, siendo la cinta el más tradicional, e implantándose cada vez más las persianas automáticas, las cuales disponen de un motor tubular, accionado con mando a distancia o pulsador.

Enrollable o compacto

Es el tradicional sistema donde el enrolle de la persiana se da en un cajón, también llamado biombo o capialzado.

En la construcción de hace años, se fabricaban de madera debido a las grandes dimensiones de enrollamiento de las persianas de plástico. Actualmente, se fabrican en PVC de tamaño reducido, gracias al diseño de las persianas de aluminio que ocupan muy poco espacio. Los cajones son acoplados a las ventanas de PVC o aluminio, creando un bloque entero de una pieza. Llevan un registro en el interior de la vivienda, para futuras reparaciones o mantenimiento.

En caso de tener cajones de madera, es posible la sustitución de la antigua lama de plástico por la de aluminio sin ningún tipo de obra.

El cajón y la lama de persiana están disponibles en la mayoría de colores y acabados de carpinterías de PVC y aluminio

 

Persiana MINI con cajón exterior

La persiana mini es un sistema similar al compacto pero quedando en su totalidad en el exterior de la carpintería. Ha sido la solución ideal para aquellos casos en donde no había posibilidad de instalar un cajón interior por falta de espacio.

No requiere nada de obra para su instalación siendo posible su montaje en todos aquellos huecos y carpintería que lo requieran, por sus pequeñas dimensiones de cajón.

El material de fabricación es aluminio tanto cajón, guías como lama, para garantizar su resistencia a la intemperie tanto de altas temperaturas de verano como heladas invernales. 

Se ha convertido en la sustituta de la clásica persiana alicantina o cadenilla, debido a su alto aislamiento térmico, protección solar, de lluvia y viento. Cerrada crea una opacidad prácticamente total.

Su instalación más frecuente es en viviendas rurales y en miradores de edificios.

El cajón, guias y la lama de persiana están disponibles en la mayoría de colores y acabados de carpinterías de PVC y aluminio